LAS HUELLAS DE LA TELEVISIÓN…

LAS HUELLAS DE LA TELEVISIÓN…

Creo que nunca he hablado de esto en redes sociales, quizá porque durante un tiempo no he tenido nada que decir. O puede que porque no supiera cómo expresarlo. En los años 2015 y 2016, gran parte de mi trabajo fue en televisión, presentando La mitad invisible en La 2 de TVE. Es cierto que en esos dos años viví numerosas experiencias, aprendí un montón de cosas y tuve el privilegio de compartir tiempo y espacio con extraordinarias mentes creativas, tanto del cine como del teatro, la literatura, la pintura, la escultura o la arquitectura.
 
 
Atesoro grandes frases y momentos inolvidables de aquellos episodios de “la mitad” que, estoy segura, me acompañarán para siempre. Pero, si hay algo que aprendí en esa etapa, si hay algo que de verdad me hizo crecer, fue darme cuenta de que no me gusta trabajar en televisión. De la noche a la mañana me encontré en un mundo ajeno al mío, envuelta en un idioma, unas costumbres y unas formas de hacer totalmente distintos a los de mi verdadero mundo. Por aquel entonces, mi única prioridad, fuente de mis desvelos, era formarme como escritora; de pronto, la tele apareció en mi vida para convertirme en aprendiz de absolutamente todo. Tenía tantas áreas de mejora (entrevistas, dar en cámara, locución, maquillaje y peinado…) que llegué a dejar de lado mi verdadera pasión, las letras, por profesionalizarme en el mundo de la televisión.
 
 
Con esto no quiero decir que lo de trabajar en la tele fuera una mala decisión. Yo creo que en mi vida todo suma, que todo es aprendizaje, y la verdad es que me encuentro satisfecha al comprobar que, a pesar de haberme sentido al principio como una marciana fuera de mi planeta, en los últimos capítulos de La mitad invisible yo casi parecía una profesional del medio. Solo casi 😉
 
El último rodaje fue muy especial para mí. Era el episodio final, el más artístico y creativo de todos, y el cierre de una etapa a lo largo de la cual mi amor por la invención de historias se había hecho muchísimo más grande. Al acabar de rodar, harta de peinados y maquillaje, salí en busca de libertad. Me corté la melena y fui a que me tatuaran en la mano derecha mi palabra favorita: Escribir, como promesa sincera de que en el año 2017 sólo iba a dedicarme a coser palabras y a seguir aprendiendo en el campo que de verdad me apasiona, el de la literatura. Y eso es lo que estoy haciendo ahora, escribir…
 
No descarto volver a trabajar en televisión, aunque preferiría estar detrás de la cámara, encargándome del guión 😉
 
It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

7 Comments

  • Ivan Izquierdo Posted Mayo 16, 2017 7:47 am

    Me quedo con tu frase de que “en esta vida todo suma”, incluso las “malas” experiencias o las no tan satisfactorias como las que tenemos por pasiones.
    Al final de lo que se trata es de ir acumulando momentos que nos vayan conformando como personas y que pasados los años no seamos lo que fuimos, si no alguien diferente al punto de partida.

    ¡¡A escribir!! 🙂

  • Pol Posted Mayo 16, 2017 8:54 am

    Qué duro es el mundo de la tele!

  • alicia Posted Mayo 16, 2017 3:01 pm

    ¡Que diferentes somos las personas!!
    Para mi hacer TV es una de las cosas más satisfactorias de mi carrera.
    Gracias Clara por haber dado un aire fresco y nuevo a tu programa (si, era tuyo cuando lo presentabas) y mil gracias más por seguir escribiendo esas historias que nos encanta leer.
    ¡Un abrazo y adelante!

  • Leopoldo Posted Mayo 16, 2017 10:35 pm

    Esperaba hallar una mención a la etapa previa, en La Mañana y Más de Canal Sur, de la mano de Álvaro Moreno, en el que ambos tuvimos durante seis meses nuestro espacio semanal con distinta suerte: tú conseguiste elevar la audiencia hasta cotas sorprendentes en esa franja horaria y te hiciste popular, a mí sólo me reconoció un taxista, que ni siquiera me regaló el viaje. Pero los números son misericordiosos y entre ambos alcanzamos picos de 14% de share. Te lo debo.

    • clarapenalver_admin Posted Mayo 17, 2017 5:14 am

      ¡Ay, Leopoldo! No hablo de esa etapa porque mi época con Álvaro no tiene ningún tinte negativo. Lo pasé muy bien con aquel espacio de escritura, me sentía como una niña pequeña haciendo la travesura de jugar en la tele un rato a la semana. Mis recuerdos en torno a La Mañana… y más son muy bonitos y mi agradecimiento a Álvaro Moreno de la Santa por aquella curiosa oportunidad no ha cambiado en absoluto. ¡Un besazo!

      • Leopoldo Posted Mayo 18, 2017 9:51 pm

        Me alegra saber que guardas de aquellos momentos que te acercaron de tu Granada a mi Sevilla los mismos buenos recuerdos que yo, y que compartes mi reconocimiento a Álvaro, que supo ver ver en nosotros esa grieta a través de la cual, sin saberlo nosotros siquiera, pudimos ofrecer a los demás esa ilusión que nuestra vocación nos despierta. Se que te irá bien y así lo veré. Un beso.

        • Alvaro Posted Mayo 19, 2017 6:25 am

          Gracias los dos!!! Sois muy grandes, ojalá podamos compartir nuevos proyectos en nuestras vidas, seguro que sí!! Un abrazo!!!

Comments are closed.